martes, 13 de octubre de 2009

Martes, 13 de Octubre

Me llamo Manuel Tintoré, soy el otro yo de manuel Binoy y si hoy he decidido sustituirlo y sentarme ante la pantalla de su ordenador no ha sido por ningún afán de protagonismo, sino porque la entrada diaria de este blog ha de escribirse pase lo que pase y sobreponiéndose a cualquier circunstancia por muy adversa y contraria que ésta pueda llegar a ser. No os preocupeís, no está enfermo ni le ha sucedido nada grave, goza de un perfecto estado de salud y esta mañana se ha despertado en su sano juicio, es decir, no se ha vuelto loco de repente y durante el transcurso del sueño ningún espíritu de la noche le ha secado los sesos ni le ha enturbiado el entendimiento. Las últimas noticias que tengo de él es que esta mañana se ha despertado a la hora de costumbre, se ha subido en el mismo tren de todos los días y también como siempre ha cumplido a rajatabla con sus obligaciones laborales. Hasta aquí todo normal y dentro de lo que es su rutina diaria; pero a partir de las seis y media de la tarde, nada más subir las escaleras y abrir la puerta de casa algo raro y extraño le he notado en la mirada, en la expresión de sus ojos, en la forma de saludarme, de moverse; ha entrado directamente en el comedor, se ha sentado en el sofá, ha cogido el mando a distancia, ha encendido la televisión, se ha quedado con el primer canal que ha aparecido en la pantalla sin importarle mucho lo que estaba viendo y escuchando, le he preguntado si hoy no tenía intenciones de salir a correr, me ha dicho que no, le he preguntado si se había apuntado a la maratón del Mediterrani, me da dicho que sí, le he dicho qué bien ¿no?, me ha dicho me da lo mismo, igual no la hago aunque me haya apuntado, le he preguntado si le pasaba algo, si tenía algún problema, que podía contar conmigo, que era su amigo, que hablando las cosas se ven de otra manera, que tuviera confianza, que no se quedara nada dentro, que vomitar era una cosa muy sana y muy necesaria a veces, me ha dicho que no le pasaba nada, le he dicho que no me lo creía, que él no era así, que a mí no podía engañarme y a partir de ese momento silencio y más silencio y otra vez silencio por su parte, me ha sido del todo imposible arrancarle una sola palabra más, se ha quedado mirando la pequeña pantalla, el mismo canal que había puesto al principio y en su mirada, en la manera de estar sentado en el sofá, en sus ojos y en la expresión apagada de su cara he visto algo que no me ha gustado, algo que me ha dejado preocupado, algo impropio en Manuel Binoy, mi otro yo; lo conozco desde hace muchos años y aunque no compartimos el mismo interés por eso del deporte y por nada en general sé cuándo está bien y cuándo está mal y esta tarde no estaba bien, no ha querido escribir su entrada en el blog, no ha querido ir a correr, no le hace ninguna ilusión participar en la maratón del Mediterrani, se ha quedado casi toda la tarde sentado en el sofá, mirando la televisión, durmiéndose a ratos, no ha cenado, no ha comido nada, se ha ido a la cama mucho más pronto de lo habitual y ahora está durmiendo mientras yo le estoy sacando las castañas del fuego, escribiendo esta entrada, deseando que no le suceda nada que no tenga solución, no queriéndome preocupar más de lo estrictamente necesario, diciéndome que mañana será otro día y que igual lo que necesita es dormir, el sueño todo lo cura, tanto que hasta incluso la muerte misma es el sueño defiinitivo, el descanso eterno, esperemos que la sangre no llegue al río.

26 comentarios:

  1. HAy días y días, tan bueno son los entrenos de calidad como quedarte sentado medio dormido viendo la tele si es lo que pide el cuerpo. Qué importante es saber escuchar.

    ResponderEliminar
  2. Quillo cuidale que como dice Ruben todos los dias no son iguales esperemos que solo sea eso y dile de nuestra parte que animo que tiene una legion entera de amigos pendiente de el y queremios verle corriendo esa maraton.

    Gracias Manuel por estar tú ay .

    ResponderEliminar
  3. Mañana será otro día y recuperaremos al otro Manuel. Seguro

    ResponderEliminar
  4. Hola Sr. Tintoré, es una lástima que estando en Barcelona, su otro yo, Manel Binoy, no tuviera a bien presentarnos... Ya me habría hecho ilusión, ya. Pero veo que está en buenas manos, creo que su otro yo, el Sr. Tintoré que le saca las castañas del fuego a mi amigo, no tiene otro objetivo más que el de echar un cable, así que no haremos leña del árbol caído...

    Dele usté recuerdos a mi amigo el Sr. Binoy, dígale si le ve (que seguro que sí), que estaré aquí dando vueltas hasta que pase y deje su recado, un mensaje o algún medio por el que sepamos que esta entre nosotros...

    Ah! Y digale también: "Coño Manel...... Ver la tele, pse, vale.... ¿¿¿¿Pero la primera toda la tarde???? Vaya pelotas...".

    Abrazos para los dos, y que descansen.

    ResponderEliminar
  5. se ve que está en buenas manos, un abrazo desde portugal

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Pues... ¿Qué quieres que te diga, Manuel?
    Que un pelín preocupado sí que me dejas. Pero sé que esa pincelada de nostalgia que se adivina en tu mirada será pasajera.

    Sí... Manuel Binoy volverá mañana por sus fueros con una kilometrada de las suyas a las que nos tiene acostumbrados.

    ¡Mañana será otro día!

    A las duras y a las más duras estamos a tu lado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Manuel, vente parribaaaa, esta es un mal dia, teniendo amigos que te cuidan asi deberias de estar muy contento, seguro que hoy veras las cosas de otra manera(o es que tienes un VIRUS).
    PARRIBA amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Manuel, el estado de ánimo no es el mismo para todos los días, a veces estamos arriba y otras veces sin saberlo, casi rozando el suelo, a mi cuando me sucede salgo a rodar y cuando llego a casa me valoro. Escucha a tú cuerpo, es el mejor entrenador.

    Animo y un saludo.

    ResponderEliminar
  10. http://www.youtube.com/watch?v=SWSz_PAfgNc

    ResponderEliminar
  11. Animo, Manuel. Y a ver si hoy ya aparece el de siempre por el blog...

    ResponderEliminar
  12. Tintoré, posiblemente lo que le pasa a Binoy es que su cuerpo se ha revelado en silencio, sabemos que la mente debe dominar al cuerpo durante los esfuerzos, pero antes de iniciarlos el cuerpo puede decirle a la mente que le de un respiro, que necesita regenerarse, la mente puede no estar de acuerdo y ese puede ser el silencio de Binoy, déjale descansar, guárdale el sueño y veras como se levanta pletórico para seguir devorando kilómetros y disfrutar de esa maratona.

    ResponderEliminar
  13. Es muy importante descansar también, pero en todo caso, hay que tener en cuenta que no todos los días se puede estar al 100%. Mañana será un día estupendo y estaremos aquí para que nos lo cuentes Manuel. Un beso grande y recuperador, porque tanta tele te ha tenido que dejar un poco perjudicado.

    ResponderEliminar
  14. Manuel: sacudele una colleja a Manel Binoy, quítale el mando a distancia, llévale las pegasus, preparale unos macarrones integrales y quitale las telarañas. Que se ponga a correr y que nos lo cuente.Todo con cariño por supuesto.

    ResponderEliminar
  15. es posible que haya que reiniciarlo,veo problemas en el disco duro del hommo runner.despues del apagado tecnico de esta noche,seguramente al ponerlo en marcha por la mañana esté reparado la averia,no se aprecian daños co-laterales y volverá a rendir como lo hacia anteriormente sin mayores problemas.un saludo,mejor un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jejeje venga, que seguro que vuelve el original ;) Y ale, a animarse que hay que aprovechar y salir a disfrutar, que todavía los días duran y las temperaturas son las idóneas para salir aunque sea a estirar las piernas

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Hola Manuel Tintoré, tienes que comprender que hay días malos y seguro que Binoy no estaba para correr, seguro que hoy habrá sido otro día y volveremos a tener las entradas de siempre en este blog....tu dale mucho ánimo y cuando no quiera escribir....nos lo cuentas tu.

    Me parto....

    Por cierto, dile que en el maratón del Mediterrani le esperan y no puede faltar.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  18. Espero que pases rápido el mal momento. Venga, animo.
    Slds

    ResponderEliminar
  19. Mañana quiero leer a ManuelBinoy!!!!!




    Un saludo Manuel Tintoré!

    ResponderEliminar
  20. Buenísimo escrito! Los dos soys uno, como los triatletas somos 3 ( más alguno que se pueda añadir a la fiesta ).

    Simple runner? Nadie es simple, todos somos más complejos de lo que somos capazes de valorar. Y las normas solo son de complemento, lo que importamos somos nosotros!

    Un saludo y arriba esos ánimos!
    Salud y km's!
    * Èric.

    ResponderEliminar
  21. Por la mañana cuando se levante que vaya a trabajar, y cuando vuelva le das un cogotazo y lo mandas a correr

    ResponderEliminar
  22. manuel, desde madrid te mando todo mi apoyo para que recuperes tu espiritu y puedas disfrutar de la maraton del domingo. Mucho animo.

    ResponderEliminar
  23. A la atención de tu otro tú:

    A veces hay que dejar de hacer una cosa para darte cuenta cuanto lo echas de menos. Segur que mañana sales a correr con el doble de ganas.

    ánimo

    ResponderEliminar
  24. Normal que pasen estas cosas siendo Martes y 13 y de otoño...Si es que hay días que uno no está pá ná.
    Arriba el ánimo y a comerse esa maratón!!
    Salu2!!

    ResponderEliminar
  25. sólo espero que hayas podido obtener un buen descanso y que con éste dejes atrás un día "diferente" y regrese el Manuel de siempre, que por lo que puedo leer, tiene muchos seguidores y amigos, señal de su cualidades como persona y deportista, por lo que se ha ganado a muchos de nosotros, que le seguimos a diario.
    Un saludo Manuel y que mañana te tengamos de nuevo al 100%.

    ResponderEliminar
  26. La gente nos pregunta muy a menudo el Porque corremos, y yo siempre le digo que no lo sé, pero que es ponerme las zapatillas, y me cambia la cara, ese dia raro, ya no es tan raro.
    Pero como Humanos que somos, a veces tambien necesitamos descansar, meditar, pero con la seguridad de que volvemos a por nuestros fueros.
    Un saludo

    ResponderEliminar