miércoles, 6 de abril de 2011

Miércoles, 6 de Abril.

Todavía con la música de Bárbara Mandrell sonándome en los oídos y grabándose en esa parte del cerebro en la que se activa el ritmo musical y el optimismo a pesar de la difícil situación económica en la que estamos inmersos, he salido a correr ésta tarde a las siete menos cuarto y al menos durante los setenta minutos que ha durado la carrera continua he podido olvidarme de muchas cosas y saborear la satisfacción de correr a solas conmigo mismo y en silencio, que de tanto en tanto va bien y conviene y es necesario para reordenar los compartimentos estancos que tenemos en la azotea y que a veces se mueven más de la cuenta; salud a todos.

14 comentarios:

  1. ¿Qué sería de nuestras "azoteas" sin esos 70 minutos diarios? No quiero ni pensarlo.
    Salud y kilómetros.

    ResponderEliminar
  2. A veces gusta salir tambien solo para ordenar pensamientos mientras se disfruta del entreno, verdad?

    ResponderEliminar
  3. La cuestión es aprovechar el tiempo, ordenando, escuchando buena música, disfrutando y eso si mientras tanto siempre corriendo ;-) , que grande Manel.

    ResponderEliminar
  4. Una de las grandes utilidades de correr, y sin la cual me costaría mucho más el día a día. Fenomenal como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Los que no corren a solas, no saben lo que se pierden.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Con lo que mi azotea necesita una reordenación.

    ResponderEliminar
  7. Los hay que no soportan ni 5 minutos consigo mismo.

    ResponderEliminar
  8. En esta epoca en la que parece que buscar un momento de soledad personal es un sintoma de asocialidad,yo disfruto con el momento en que salgo a correr,sin musica ni nada,donde me encuntro yo mismo con mis pensamientos.

    Un saludo Manuel.

    ResponderEliminar
  9. Don Manuel esas soledades que bien vienen de vez en cuando.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Maestro, esta semana me he acordado de tí por un dolor paralizante en un costado que no me dejaba dormir. Me acordé de aquellas noches durmiendo0 en el sillón.

    ResponderEliminar
  11. Mola disfrutar de la soledad, aunque sólo sea de vez en cuando.

    ResponderEliminar