martes, 9 de marzo de 2010

Martes, 9 de Marzo.

Once en punto de una noche fría y prometedora de un buen descanso debajo de las sábanas y de un edredón nórdico de color verde pistacho tirando a estabilidad anímica y a ánimos renovados; hoy he salido a rodar unos cuantos kilómetros por el paseo marítimo, unos quince aproximadamente, y la verdad es que me han sentado muy bien, ejerciendo sobre mi organismo un efecto balsámico y como por arte de magia han conseguido borrar de mi memoria los últimos acontecimientos de mi pasado más reciente; la maratón de Barcelona duerme en el olvido y descansa plácidamente y para siempre en el camposanto de lo que ya ha sido; mi presente de hoy está dominado por las ganas de seguir corriendo y los futuros planes de cambio de domicilio; cada día que pasa estoy más convencido de que vivo rodeado y protegido por los espíritus más selectos de la buena suerte y del optimismo; me gustaría tener la posibilidad de introducirme en el interior de mi cerebro y descubrir de qué materia está hecho y cómo puede seguir manteniéndose entero y sin romperse en mil pedazos a pesar de todos los pesares que ahora no viene a cuento ni es lugar para detallarlos ni explicarlos; me miro, me reúno, me hago una bola, contemplo mi presente, mi situación actual y no entiendo nada y todavía menos cómo me quedan ganas de seguir esperando el día siguiente; será que cuanto menos busco más encuentro y cuanto menos espero más recibo; entrada críptica, ya lo sé, pero el que maneja mis dedos ha querido que sea así, él sabrá por qué.

17 comentarios:

  1. Hola compañero, me alegra ver que la mala experiencia de la maratón, a pasado al olvido. Marcate un nuevo reto y a por el Manuel.
    Slds

    ResponderEliminar
  2. Enga Manuel...... eres un crack colega, quedate con lo bueno y lo malo lo dejas a un lado.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. A por el siguiente... buen entreno.

    ResponderEliminar
  4. Siempre que llueve escampa Manuel, todo es tiempo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Manuel, entiendo que en los planes de tu nuevo domicilio habrás tenido muy en cuenta que esté cerca y con acceso fácil a una zona donde puedeas entrenar, ¿correcto?. Yo es algo que siempre tengo muy en cuenta, si no te puede amargar la vida y asustar a esos espíritus protectores. Echarás de menos al párroco de las cuestas.

    ResponderEliminar
  6. Un punto y aparte es un buen recurso.

    ResponderEliminar
  7. Manuel buena filosofía de vida! Siempre p'alante, siempre!!!

    Muchos ánimos y mejores entrenes... A ver si se va un poquito de frío, sólo un poco.

    Como dice Gonzalo seguro que el párroco va a lamentar tu mudanza.

    Saludos desde la otra orilla!

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel, eso se llama pasar página, es lo mejor, mirar con optimismo al siguiente día.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  9. Un cambio de domicilio implica muchas cosas..Animo con la nueva aventura... Y a seguir entrenando, que hay que darle alegría al cuerpo y al espíritu...

    ResponderEliminar
  10. Mi querido Manel, mil perdones por no escribirte unas letras antes, ya he leido que lamentablemente hubo problemas y no pudiste acabar el domingo..............
    Bueno, pues vale, y que?, no hay más?, y tu amigo (que creo que te conozco ya algo), no te vas a "rajar" por ello verdad?, pues nada borrón y a otra cosa.
    Que esa otra cosa puede ser perfectamente MAPOMA en Abril, osea que ahí tienes tu venganza amigo.
    Un abrazo grande y pasa página lo antes posible.

    ResponderEliminar
  11. Perdona por no haberte escrito antes. Sabía que eras un tío grande, pero el otro día compartiendo contigo comida y conversación me dí cuenta lo gran persona y corredor que eres. El tropiezo del domingo hace más grande la carrera del maratón y a ti como corredor.
    Sigue como eres. Gracias por tu hospitalidad y por tu trato amable conmigo y mi familia.

    ResponderEliminar
  12. Lo pasado, pasado está...

    Ahora a por el siguiente objetivo!

    Si es otro maratón, pues otro maratón. A por él!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Estoy convencido que con la fuerza de voluntad y de superación que tienes esto no será mas que otra pequeña loma que superar, como esas que subes a la ermita una y otra vez.

    Mucho ánimo de toda la gente que te aprecia entre los que me incluyo

    FER

    ResponderEliminar
  14. MAPOMA te espera amigo, esos entrenos darán sus frutos muy pronto, qué decirte que no sepas, simplemente que estoy contigo, aunque no sea capaz de encontraros ni con un GARMIN.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Supongo que las endorfinas te ayudan como hacen con todos los que amamos este deporte.
    Me gusta leerte en positivo. El trpezón de la maratón es ya pasado y tu futuro se llama MAPOMA.
    suerte
    ahhhh y nos leemos

    ResponderEliminar
  16. La esperanza es lo último que se pierde; los malos momentos hay que dejarlo atrás lo antes posible y mirar el futuro con obtimismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Manuel, de nuevo, estoy por aquí. Gracias por tu comentario. Leí lo de tu experiencia en la Maratón de Barcelona. A fijar un nuevo objetivo y a pasar página, que aún quedan muchas por escribir y unas tantas serán positivas. Un abrazo!

    ResponderEliminar