jueves, 4 de febrero de 2010

Jueves, 4 de Febrero.

Después de un martes y un miércoles intensos y exigentes en cuanto a números de kilómetros y a ritmos de crucero, hoy he salido a correr a la misma hora de casi todos los días y han sido suficientes las primeras cuatro zancadas para que mi cuerpo me lanzara el freno y con esa prudencia que siempre le ha caracterizado me dijera no te lanzes, Manuel Binoy, no te lanzes, me cago en la ostia, vamos a ir tranquilos, joder, que estos dos últimos días has abusado de mí sin piedad y los años no perdonan y al final , más tarde o más temprano, acaban presentándote la factura bajo la forma de una lesión nunca deseada y entonces sí que la hemos cagado, anda, tira para el paseo marítimo, pon las piernas en movimiento y domina tus ansias de salir volando que hoy vamos a hacer un rodaje regenerativo de sensenta minutos, una horita corriendo en plan muy tranquilo, contemplando el paisaje y escuchando las olas del mar al llegar a la orilla y después a casa, una ducha, algo para cenar y a dormir, si es que te lo tengo dicho, tienes que hacerme caso cuando te hablo, no te digo las cosas con ningún afán de hacerte la puñeta, todo lo contrario, nada más alejado de mis buenas intenciones, en el fondo te aprecio y si te digo lo que te digo es por tu bien, porque en la mayoría de las decisiones que tomas te equivocas y eso me duele y hace que me sienta mal, no puedes ir por el mundo creyendo que todos tienen la misma escala de valores que tú, no puedes ir por el mundo convencido de que la honestidad y la honradez son importantes y que hay que defenderlas a toda costa, no puedes ir por el mundo abriendo tan alegremente tu corazón y tus pensamientos, no puedes estrecharle la mano ni ofrecerle tu amistad al primer desconocido que pase por la calle, no puedes prestar ni tu apoyo ni tu hombro al que no conoces, tienes que ser reservado, desconfiado, pensar que todo el mundo está en contra tuya y que en cualquier momento te van a hacer una putada, has de ser más rápido que ellos, más listo, más vivo, más guapo, más rico, tienes que adelantarte a ellos y pegarles primero, no darles la oportunidad de que te hagan daño a tí, este mundo en el que vivimos es una jungla y las personas como tú carne de cañón, lo siento, pero es así, ya no se lleva tu estilo, tu forma de ser y de pensar está absoleta, finita, acabada y pasada de moda, eres lo más parecido a un fosil, hoy en día nadie habla y nadie piensa como tú, eres como una fotografía en blanco y negro, algo que existió algún día, pero que ya nadie valora, no puedes ir por la vida escribendo entradas tan largas, explicando cosas que a nadie le interesa, tus comeduras de coco te las comes tú solo, anda, Manuel Binoy, sigue corriendo que nos faltan veinte minutos para terminar, que me tienes contento, joder; éste ha sido el entreno de hoy, sesenta minutos de rodaje regenerativo.

15 comentarios:

  1. Eso de que nadie lee estas entradas largas, apuesto por unos 25 comentarios. Por cierto, sí que cuesta frenarse, pero en ocasiones sale solo (que me lo digan a mi hoy). Cuídate!

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando el cuerpo nos dice………quieto paraoo ,es bueno escucharlo y hacer un entreno suave.
    Slds

    ResponderEliminar
  3. jejej Que buena entrada Manuel, me ha encantado. De vez en cuando hay que levantar el pie del acelerador y disfrutar de lo que nos rodea, te felicito, es un gustazo correr cerca del mar.
    Pd: La conciencia a veces juega malas pasadas, se tu mismo Manuel! :-D

    ResponderEliminar
  4. Pues a tu otro yo, mandale a freir esparragos cuando te hable de esa manera Manuel.
    No cambies, esos valores "absoletos", son los que hacen que todavía merezca la pena luchar por mejorar este puto mundo y esta sociedad tan degradada en que se ha convertido en algunas ocasiones.
    La única esperanza de mejora está en "zumbaos" incomprendidos como Manuel Benoy.
    Así que no me cambies por nada del mundo amigo.
    Un abrazo
    P.D.
    Un fiel seguidor de tus entradas largas que a "nadie" interesan.

    ResponderEliminar
  5. Por lo que leo ayer hubo entrene mental y físico!

    Menos mal que hay gente con valores, entusiasmo y pensamientos buenos... Los que sobran son los otros y paro que no quiero blasfemar.

    Qué manera más tuya de contar un entrenamietno. Yo te animo a seguir así y mi tambièn conciencia me dice que tú ya hace tiempo eres tú y nada ni nadie en el fondo te van a cambiar.

    ¿Para qué?

    Buena reflexión y regeneración. Veo que al cura ese de la ermita lo puedes seguir mandando a tomar por cul... pues sabes pensar por ti mismo.

    Saludos y te leemos y te queremos (ya estamos con la moñadas que denunciaba Gonzalo)

    Adéú

    ResponderEliminar
  6. Buen entreno y no cambies, amigo...
    Slds

    ResponderEliminar
  7. Hay veces que es difícil escuchar, pero es una virtud.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo nunca hago entradas cortas.
    No sé resumir en dos líneas.
    Por lo demás me maravilla comprobar como recuerdas todo lo que vas pensando mientras corres. Así pasa siempre tienes algo interesante que contarnos.

    ResponderEliminar
  9. Ánimo Manuel, seguro que hoy es un mejor día.

    ResponderEliminar
  10. Me admira tu capacidad de control, así sobre la marcha. Comparto contigo ese rato de escuchar las olas del mar, regenerativo del todo. Tus entradas me siguen interesando, las largas y las cortas, no me gustan cuando se tratan de lesiones y me gustan esas de "15 k y buenas sensaciones".
    Te estás ganado un descansito despues de esta semana salvaje. Será que hay luna llena.

    ResponderEliminar
  11. Manuel el mundo sigue necesitando gente como tu, no cambies aunque creas que eres el único, muchos pensamos así, que somos los únicos!

    Importante escuchar al cuerpo y saber hacerle caso, porque la mayoría de veces no le hacemos ningun caso!

    Sigue extendiéndote al escribir, a mi me encanta leerte!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  12. Incorrecto, nos gusta como eres y nos interesan tus entradas largas.
    Tiene que haber gente como tu.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel, cuando tu otro yo (en este caso yo lo llamo entrenador en la sombra) te lanza un aviso de que no vas bien y que no debes exijirle más de la cuenta, tienes que hacerle caso...

    La experiencia dice que si no escuchas a tu cuerpo, tienes lesión segura.

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  14. Tirada regenerativa físicamente, pero un auténtico progresivo mentalmente.

    Las entradas para nada son largas, a mí se me pasan en un momento.

    ResponderEliminar
  15. jejeje que buena entrada, me veo reflejado en los entrenos hablando con mi subconsciente jajajaja que razon tienes manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar